LauCo y su experiencia con La Manada

Eran las 9 de la noche, yo regresaba a mi casa. Cuando vi a un grupo de hombres, que venían en “manada”, yo crucé la calle y ellos también, volví a cruzar sobre la acera en que venía en un principio y ellos volvieron a cruzar, tomé la calle, arriesgándome a que me atropellaran y varios del grupo vinieron a mi dirección, cuando me di cuenta estaban sobre mi, yo me cubrí con los brazos sobre la cabeza y me hice un “puñito”.
Tuvieron el atrevimiento de tocarme por todos lados, mientras se alejaban riendo. Al ver que se habían ido me levanté y corrí a mi casa que estaba a 150 m de ahí. Me sentí tan mal, sucia y triste. Al llegar a mi casa llorando pensé que dicha no pasó a más, aunque me sentí violentada y miserable.
[got_back]