La historia de Ana con el taxista

Es molesto escuchar y recibir comentarios en la calle, pero es terrorífico cuando el acoso te pasa en un ambiente cerrado, en un lugar del cual no puedes escapar fácilmente.
Una noche, al regresar de una fiesta pare un taxi a la salida del bar. Tomé un taxi rojo, legal, con todo y placas y le pedí que me llevará hacia mi casa en Barrio Escalante.
Al poco rato empecé a notar que el taxista me estaba viendo repetidamente por el retrovisor. El empezó a hacer conversación con frases idiotas como: “tan guapa y tan sola!” o “porque se va a la casa cuando la noche apenas está empezando?” frases que en general no les pondría atención, sin embargo, había algo en la manera que me se volvía a verme, de pies a cabeza, algo que ya empezaba a cambiar en su entonación, que no me gustó nada.
Traté de llamar a mi esposo, para quizá sentir algo de apoyo en el momento, pero definitivamente, eso no funciono, así que decidí ignorarlo.
Conforme nos íbamos acercando a mi casa pasamos cerca de un área industrial abandonada y el empezó a manejar muuy despacio, a la vez que seguía haciendo comentarios incómodos.
Cuando finalmente llegamos, ya tenía el dinero en mi mano y no quería ni esperar por el vuelto, así que tiré el dinero y traté de abrir la puerta. La puerta estaba con seguro central y en mi pánico no lograba hacer conectar mi cerebro con mis dedos. Se volvió y me dijo que me quedara un rato con él. No sé cómo pero finalmente abrí la puerta. Me bajé del carro y entre como un bólido a mi casa. Una vez adentro llamé a una amiga que me trató de tranquilizar. Esto habría funcionado si no hubiera sido por el hecho de que el taxi seguía parqueado enfrente de mi casa. Desde la ventana podía verlo  viendo mi casa… Que demonios estaba pensando?
Estaba sola. Me sentí encerrada. Primero dentro del carro y después, dentro de mi casa.
Por suerte una patrulla policial pasó al rato y el taxi finalmente se fue.
No puede dormir bien esa noche, pensando en que haría si el mae regresara. Culpándome por no tomar la placa y reportarlo como se debe, pensando en que sabe exactamente dónde vivo.
[got_back]