En el bus…

Subiendo al bus de Barranca en Puntarenas con unas amigas, unos hombres que iban en el fondo y no conocíamos nos empezaron a silbar y fue estresante