De una floristería a la orilla de la calle

En una floristería a la orilla de la calle, dos de sus empleados salieron a decirme improperios.

Me comuniqué con su dueño que pidió disculpas pero desconozco si esos hombres continuaron ofendiendo a las mujeres en la calle.