Me dijeron vulgaridades

En menos de 100 metros, tres hombres adultos decidieron que tenían el derecho de decirme “rica, mami“, “¿porqué tan sola rica?” “Adiós, rica” incluso uno de ellos estaba rodeado de otras personas e interrumpió su conversación para decirme cosas al pasar. Esto ocurrió cerca de la Farmacia El Pueblo por el Mercado de San Ramón.