Perseguida por un número

Fue increíble como un hombre me siguió por dos cuadras para pedirme mi número, tratándome de “rica“.

Como le dije que me dejara en paz, empezó a ofenderme; ni siquiera un policía cerca para poner una denuncia o de defensa.