Miradas…

Desde el autobús pude percatarme de cómo varios hombres siguen con mirada lasciva a una mujer que pasaba caminado por la misma acera que ellos.
El bus estaba detenido, lo que me permitió mirarlos fijamente, que se percataran que había visto por completo el hecho, y aunque no pude decirles nada, se percataron del rechazo y lo despreciable de su actitud.