Acoso en la parada

La semana pasada estaba esperando un bus tranquilamente a las afueras de la UCR por el lado de la facultad de Letras. Andaba en vestido y eso aumentó el acoso. Por la presa que se hace muchos evitan pitar o decir algo, pero realizar miradas acosadoras constantes y lo siguen a uno con la mirada. Tuve que soportar acoso de hombres en carros que parecían particulares como en carros que pertenecían a empresas.