Pst, pst…

Como si fuera yo un perro.

Pero cuando paro, me quito los audífonos y desde el otro lado de la calle le pido a este tipo de unos 60 años que me diga lo que me tiene que decir y nada más se rie.