En un bus de Tibás

El pasado domingo 16 de Julio viví una muy mala experiencia en el autobús de Tibas.  Bueno, una de las tantas malas experiencias que he vivido en los buses. Eran pasadas las 4 pm y me dirigía a San José a hacer unas compras y a que me solucionaran un problema que tenía con unas gafas.

Cuando el bus paró en el parque de Tibas, varias personas lo abordaron, entre ellos había un tipo de pelo canoso que llevaba una camiseta tipo polo color celeste con rayas negras y grises. Yo estaba sentada en uno de los asientos delanteros del bus, cuando de pronto el tipo este en cuestión me empezó a pedir permiso para poder sentarse a la par mía, entonces, como yo no le daba campo, este tipo se me tiró encima, y lo empujé hacia el otro lado y me salí del asiento donde yo estaba, mientras el tipo este decía: “perdón, no quise hacer eso, no era mi intención hacerlo”.

Cabe aclarar que ninguno de los otros pasajeros del bus hizo nada tras el incidente. Luego de salir del asiento donde estaba, me fui a sentar al lado de una muchacha que se asustó, y un grupo de gente que se había sentado en la parte de atrás del bus empezaron a burlarse de lo que me había pasado, y tuve que pasar el resto del camino escuchándolos.

Cuando llegué a la parada en San José, esperé a que el tipo se bajara primero, y cuando estuvo lo más lejos posible, me bajé del bus y seguí mi camino. Muchos dirán que “no es para tanto”, pero creo que una persona no se le debe tirar encima a otra para pedirle campo en un autobús, eso es falta de respeto.