Me siguieron todo el camino

Me siguieron todo el camino
Salí de unas clases cerca del colegio y me dirigía hacia la parada de bus, un carro lleno de hombres cerca de 30-40 años me siguió durante todo el camino y me iban gritando cosas como “súbase al carro y hacemos una orgia, preciosa” Sinceramente nunca me había sentido tan humillada.