Constructores sin vergüenza

Estaba almorzando en Café del Barista en Barrio Aranjuez y justo al frente hay una construcción con un montón de tipos que deciden dejar de trabajar cada vez que pasa una mujer para silbarle y acosarla “en grupito”. Se quedan ahí con cara de enfermos unos 5 minutos mientras pierden de vista a la mujer para después “volver a trabajar”. Ya tomé una foto a la empresa constructora para reportarlos y dejarles saber la clase de empleados que tienen y así hagan algo al respecto.