De perras a suegras

Andaba de la mano con mi novia y el señor de la fotografía le dijo “Perra”. Lo seguimos una cuadra para confrontarlo. Cuadra en la que le pedíamos repetidas veces que se detuviera. Luego, cuando nos acercamos lo suficiente como para que no nos pudiera ignorar, bajo el argumento de que dijo “Suegra” en vez de “Perra” nos dejó hablando solas.

De perras a suegras