Acoso verbal por parte de constructores

Pasé frente a la construcción que hay en o por la Librería Tres Ases, diagonal al café del Barista en Barrio Aranjuez. 8 constructores me empezaron a silbar y decir obscenidades. Yo nunca me quedo callada y respondí tratando de hacerlos sentir mal. Les dije que me parecían unos pintas, horribles y que demandaba que me respetaran. Me gritaron que fijo ellos ganaban más que mi novio. A lo que yo respondí que yo ganaba mejor que ellos. Siguieron silbándome y diciendome insultos peores y que me fuera a la casa mejor. A la vuelta, frente a la Universidad Hispanoamericana, pasó una patrulla de la Fuerza Pública y me les iba a acercar para hacer la denuncia del acoso, y me empezaron a ver de arriba a abajo y a decir mi amor. Me enojé y les pregunté que si no les daba vergüenza tener ese tipo de comportamiento en su posición de “autoridad”. Seguí caminando a la casa de mi mamá a refugiarme porque no me sentí segura después de eso. Adjunto foto de la patrulla. Ya hice la denuncia correspondiente.