Historias pasadas

Cursaba 5to grado, me monté al bus en la parada del parque de moravia, iba en uniforme de escuela sentada en medio bus del lado de la ventana, un viejillo se me sentó a la par, pronto se empezó a dormir, balanceaba su cabeza hacia mi como tratando de apoyarla en mi hombro, yo me sacudía, el tipo la medio levantaba y de nuevo volvía con el numerito. Cuando ibamos llegando a novacentro, puso su mano en mi pierna y empezó a tratar de manosearme bajo la enagua, la primera vez que traté de levantarme, llena de ira y susto, el tipo me sujetó fuerte y me obligó a sentarme de nuevo (haciéndose el dormido), la segunda vez que me levanté, intentó sujetarme pero empecé a gritarle: Viejo cochino suelteme y a llorar un montón. El tipo se “despertó” preguntando que pasaba mientras yo le gritaba todo lo que pude para que me dejara salír al pasillo y llorando casi corriendo le pedía al chofer que me bajara YA. Nadie hizo por donde ayudarme a nada, nadie me habló, el chofer hizo una parada en donde no había, me bajé, caminé llorando hasta mi casa, por el colegio St Francis y nunca más me senté del lado de la ventana.